COLEGIO DE MARTILLEROS Y CORREDORES PÚBLICOS
DEPARTAMENTO JUDICIAL DE DOLORES
BUENOS AIRES
Castelli 256 - Dolores
(02245) 44-0806
info@cmcpd.com.ar
  • BAPRO PAGOS

    SISTEMA DE PAGOS RÁPIDO
    ← VOLVER
    Justicia y Ética*

    Se acaba de publicar en los medios de difusión del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de la Provincia de Buenos Aires, como en el Colegio que presido, un fallo emitido por la Cámara en lo Contencioso Administrativo de La Plata, que continúa la línea jurisprudencial, nacida en primer término por su par del Departamento Judicial San Martín, y que se perfilan arrojando la verdad en el tema de los pocos colegiados que han permitido su matrícula para el funcionamiento de la franquicia comercial que gira bajo el nombre de Remax, en el cual se confirma la sentencia aplicada al Colegio denunciado, de UN AÑO DE SUSPENSION EN LA MATRICULA, fallo que nuevamente ha sido apelado.

    Recordarán que cuando comenzó por parte de la franquicia Remax, esa inyección masiva de propaganda engañosa, manifesté y firmé que dentro de la Provincia de Buenos Aires no eran líderes “de nada” en servicios inmobiliarios, y que sólo podía funcionar  y existir, si un grupo minúsculo de profesionales, no prestaba su matrícula para que pudieran funcionar. Esa actitud, sin temor a equívoco, contraviene expresamente nuestra Ley 10973 y su texto ordenado, empezando luego de largos procesos (más de lo que debería ser) a confirmar las resoluciones de los Tribunales Disciplinarios de los Colegios que se ven afectados, y por la confirmación del Colegio de la Provincia y ahora de dos Cámaras,  de las sanciones aplicadas.

    Pero esta operatoria resulta más grave aún de lo que aparenta en la realidad; no se trata solamente de una sociedad comercial integrada por personas que no son martilleros y corredores; que comercializan, alquilan, etc., sino que “capacitan” (¿?) otras personas no profesionales que claramente realizan actos de corretaje,  y que en la provincia de Buenos Aires suman aproximadamente un número importantísimo que sobrepasa las 1.100. Estos “monotributistas” que trabajan a diario en las inmobiliarias cumplen horarios, etc., etc., son empleados encubiertos que realizan parte de la actividad, incluso tasando.

    Estos fallos ya muestran una línea –reitero- jurisprudencial, que es la realidad de lo que acontece,  y  a partir de ella, los matriculados que presten su matrícula o se asocien con todo tipo de franquicias, sepan con claridad meridiana, que la consecuencia luego de atravesar por los procesos disciplinarios, SERÁ INDEFECTIBLEMENTE UNA SANCIÓN SIMILAR A LA QUE ACABA DE SER CONFIRMADA, por su falta a la ética profesional, y de continuar con esa actitud, podría significar la aplicación de la sanción máxima que es la exclusión de la matricula.

    Quiero llamar a la reflexión a ese grupo minúsculo, que perciba el daño que realizan a la profesión que eligieron. A la falta de cumplimiento en el juramento profesional que realizaron al momento de la matriculación, y sobre todo que vean lo que les podría  suceder, de continuar con las violaciones que cometen a la Ética profesional.

    Quiero por este medio, felicitar muy especialmente el trabajo impecable que realizan los Tribunales Disciplinarios de los 20 Colegios y en especial  el que funciona en el nuestro , que fue la primera sentencia aplicada y consentida por el encausado en la provincia, quien prestaba su matrícula para el funcionamiento de Remax instalada en Pinamar.

    El estado ha delegado en sus Colegios profesionales el control de la matrícula,  y para eso como toda profesión liberal, le ha dado la posibilidad  de la existencia de los Tribunales Disciplinarios para juzgar las conductas lesivas de las Leyes y la Ética.

    Pero este mal trasciende de dar un ejemplo totalmente negativo en la sociedad, que una parte  no analiza, no evalúa, y pone en las manos de una sociedad irregular para nuestra ley,  su patrimonio, generando una idea social, que cualquiera puede tasar, realizar la intermediación inmobiliaria o de cualquier tipo, que justamente para hacerla hoy se debe pasar por los claustros universitarios, y posteriormente matricularse en un colegio profesional.

    Vemos hoy la existencia de páginas web y de anuncios en redes sociales; en medios masivos de comunicación cibernéticos, la proliferación de anuncios donde cualquier persona, sin el más mínimo conocimiento pretende vender u ofrecer inmuebles en alquiler en nombre de terceros. Esta situación se ve abonada por la enorme tardanza en la justicia por resolver las denuncias que realizan los Colegios por violaciones al art. 247 del Código Penal, y en arribar a sentencias condenatorias; esas investigaciones que realizan los señores fiscales, que se convierten en interminables, y que están produciendo por su tardanza un número importantísimo y crecientes de defraudaciones hacia la sociedad, a quien justamente va dirigido nuestro conocimientos.

    Esto nos debe alertar, y continuar con un trabajo más profesional, brindando seguridad,  aplicando los aranceles establecidos en la ley, proponiendo los negocios en forma clara y sin dejar ninguna posibilidad de error. Nuestra profesión necesita imperiosamente de nuestros profesionales, para demostrar la capacidad y el conocimiento de la ética con que actuamos.

    Por eso para culminar esta primera nota, he decidido cerrarla con el slogan adoptado en la provincia, y que dice “SU PROPIEDAD VALE… ¡SU TRANQUILIDAD VALE MAS!, CONTRATE A UN PROFESIONAL INMOBILIARIO MATRICULADO”.

    Una vez más se HIZO JUSTICIA

    *DANIEL F. MANGANIELLO

    PRESIDENTE

     Colegio de Martilleros y Corredores Públicos Departamento Judicial Dolores